Viernes dando la nota #3: Bob Dylan. Hurricane

Hello every body
Por fin es viernes. Y hay que empezar a dar un poco la nota ¿no?

Que no se diga

El día no se ha presentado muy boyante que digamos por estos lares castellanos en los que me encuentro, en la peña más fiel de Castilla. Por cierto, de relax. Hoy no curro y la vida se ve de otra manera. Fuera está lloviendo y empieza a hacer un poco de rasca. El otoño ya está aquí, y tiene pinta de haber venido para quedarse un tiempo. Y qué mas da. Es ley de vida.

Este viernes quiero dar la nota con Bob Dylan, el hombre que dijo un día que no le gusta ser Bob Dylan y que solo es Bob Dylan cuando tiene que ser Bob Dylan. Y no es un trabalenguas.

Pero aprovechando que los beodos de la academia sueca le han dado el Nobel de Literatura -soy de los que pienso que esta gente que decide los premios se mete al cinto varias botellas de vino y algún gin tonic de más antes de fallar- he pensado que ahora que todo el mundo hablará hoy de este genial músico y cantante de Minnesota, pero también poeta, pues que no iba  a ser yo menos.

Polémicas amorosas, violencia doméstica, supuesta adicción a la heroína y una cierta tendencia suicida, son aspectos que han marcado la vida de Robert Allen Zimmerman, que ese es el nombre con el que le registraron sus padres. Dylan comentó en una entrevista algo así: “No soy del tipo que se cortaría la oreja, pero me podría disparar o saltar de la ventana”.

Para muchos, todo mentira. Para otros, el comportamiento de un divo. Para la mayoría, entre los que me incluyo, un genio que ha dejado huella para lo bueno y para lo malo. No es que sea un fan superfan de Dylan, ni me gustan todas sus canciones, pero si unas cuantas, que procuro escuchar de vez en cuando.

Una de mis favoritas es Hurricane, otro clasicazo que traigo este viernes para que deis la nota conmigo. Pertenciente a su disco Desire, publicado de 1976., es una canción denuncia que compuso sobre el boxeador Rubin Carter, acusado injustamente de un triple homicidio. Os acordaréis de la película Huracan Carter protagonizada magistralmente por Denzel Washington.

Temazo de protesta en un  época complicada en los EEUU por el racismo y en la que no todo el mundo se mojaba.

Siempre que escucho a Dylan, me acuerdo de uno de mi pueblo al que en mi cuadrilla llamamos Bonilla por su parecido físico al actor y director español Jesús Bonilla.

Un crack el paisano. Este sí que es fan superfan de Bob Dylan y seguro que está dando botes de alegría por el Nobel que le han concedido. Es al único que he visto en mi vida pedir al pincha en un bar que le pusiera un tema de Bob Dylan. Cualquiera. Y el único que me ha pedido un autógrafo en mi juventud, pues cierto día en el que Bonilla iba con algún cubata de más, al verme se creyó que era Pau Dones, por la coleta que llevaba yo en aquella época. Y el fulano sacó un boli y su pañuelo para que le firmara una dedicatoria. Un fenómeno.

Y pese a que no comparto el galardón, mi enhorabuena a Dylan por el Nobel. Que lo valiente no quita lo cortés.

Feliz viernes

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!

VIERNES DANDO LA NOTA

Anuncios