Os lo voy a contar

Os lo voy a contar.  Todo. Con pelos y señales. Con luces y taquígrafos, para que quede todo registrado. Para su estudio posterior a quien interese. Lo desvelaré todo, desde el primer momento y hasta el final, sin dejar lo del medio, no menos importante, a un lado. Para que no quede lugar a la duda ni haya sombras de sospecha en un futuro no muy lejano que pueda salpicarnos e incluso herirnos. Y os lo contaré más pronto que tarde, a las claras, para que esta incertidumbre en la que os encontráis en estos momentos, esas ganas de saber que ocurrió durante este último verano del que aún disfrutamos por estos lares castellanos, no sobrevuele más de la cuenta o de lo aguantable por un ser humano medianamente impaciente o necesitado de tiempo. El tiempo, eso tan vital y deseado en esta época que nos ha tocado vivir.

No quiero dejar pasar muchos más segundos de los necesarios en la manecilla de ese reloj que no cesa de moverse, impasible e insolente en ocasiones. Ya se sabe que de un grano de arena se hace una montaña si no se afronta la realidad a su debido tiempo. Por eso es mejor contarlo cuanto antes, sin demasiado rodeo y a pecho descubierto. Podía haberme enfrentado a ello antes. Estuve cerca, pero no me atreví. Decidí que había que esperar un poco más. Pero ya no aguanto. Estoy al borde de un ataque de nervios y creo que no debería demorarlo mucho más.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, reza el sabio refranero.

Lo cierto es que ni puedo ni debo dejar que pase mucho más tiempo. La gente debe saberlo cuanto antes. O mejor dicho, el mundo tiene que estar al corriente de cuanto tengo que decir. Puede, incluso, que con esta confesión cambie el destino de la humanidad. Quién sabe. Qué sabe nadie lo que nos depararán los próximos días, semanas, meses o años.

Quiero que estas palabras que en este humilde blog dejaré escritas per seculum seculorum  sirvan para algo. Al menos para que el planeta tierra reaccione y sea consciente de la situación en la que deberá enfrentarse cuando desvele cuanto tengo que decir.

os lo voy a contar

Lo he decidido esta mañana, nada más levantarme, tras una larga noche en vela en la que no he parado de darle vueltas al coco mientras me balanceaba cual croqueta de un lado a otro de la cama. Sudoroso, a veces excitado y a ratos melancólico y dubitativo. Pero al sonar el despertador y hacer ¡hop! para incorporarme a un nuevo día, lo he visto claro. Como el agua. Se me ha encendido la bombilla y me he dicho: “por fin, todo se va a saber”. Las fichas encajarán en su sitio y el asunto quedará zanjado. Y mañana, que salga el sol por donde quiera, porque ya todo habrá salido a la luz.

Pero no voy a soltarlo todo por esta boquita, o mejor dicho, por estos dedos que corren como pollos sin cabeza por el teclado del ordenador cumpliendo cual estajanovista las órdenes de un cerebro cruel y burlón que juega con ellos a su antojo, por mi. Nada más lejos de la realidad. Sería tremendamente injusto y egoísta por mi parte.

Os lo voy a a contar todo por vosotros, por los que habéis pasado por estas páginas alguna vez. Pero, sobre todo, por el bien de la humanidad. Porque lo que conocemos hasta ahora podría ser una quimera después de que se sepa todo.

Os lo voy a contar. No hay vuelta atrás.

Pero todavía no.

 

Anuncios

8 comentarios en “Os lo voy a contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s