Versos son amores y no buenas razones

Hoy es el día mundial de la poesía. Y mis felicitaciones por ello a todos los que se aventuran en ese fascinante mundo de los versos. Siempre he pensado que la poesía es de cursis y para cursis. Para personas débiles, no para machotes. Ignorante de mi, pues reconozco que escribir versos no es lo mío. No soy capaz de pensarlos ni mucho menos imaginarlos. No me salen. Por eso admiro a todos aquellos que con naturalidad son capaces de entrelazar series y series de ellos, de liberarse, transmitir ideas, sentimientos, críticas mordaces o cualquier otra intención que persigan sus autores. A veces lo he intentado, pero sin éxito. Quizás alguna rima de vez en cuando aunque sin fundamento alguno. Me han llegado a llamar poeta, pero era porque tenía la bragueta del pantalón abierta. El caso es que me cuesta entender la poesía,  especialmente la moderna y libre que se ha puesto ahora de moda. De joven, en las clases de literatura en la EGB o en el instituto en BUP y COU -¡qué viejo soy ya, por Dios!-, he tenido que leer, memorizar y analizar muchos poemas. Aún tengo por ahí en mi particular librería de casa una edición de las mil mejores poesías del castellano. Pedazo tocho que me tuve que empollar. Esa métrica española con sus rimas asonantes o consonantes, los versos oxítonos o paroxítonos, según la acentuación; los bisílabos o trisílabos, si es arte menor, o los endecasílabos, dodecasílabos ý alejandrinos, si es mayor. Las seguidillas, los sonetos, el serventesio, los cuartetos, las coplas de pie quebrado… en función del tipo de estrofa, pero ahí me quedé. ¡Qué mundo!  Sobre todo he leído mucho de los clásicos principalmente, por obligación, que no por devoción, uno de los males de nuestra educación. Pero al menos, algo se me ha quedado de aquellos días de vino y rosas. Quién no recuerda aquella famosa canción del pirata de Espronceda, y que tuve que recitar en clase de memoria, a palo seco, ante todos mis compañeros, y de la que aún me acuerdo como si fuera el Padrenuestro. Empezaba así: “Con diez cañones por banda,. viento en popa a toda vela,. no corta el mar, sino vuela,. un velero bergantín;. bajel pirata que llaman. por su bravura el Temido…”. Un crack el tío Jose. Aunque lo que me hizo sufrir en clase el muy…   Ahora suelo leer de vez en cuando poemas de estos modernos y de métrica libre de gente anónima y de algunos amigos que escriben en blogs o en las redes sociales así como quien no quiere la cosa, y he de decir que suenan bien y que llegan, aunque no sé muy bien dónde, porque en la mayoría de las ocasiones no los entiendo.  Y me siento un tanto frustrado y un tanto desconcertado por ello. Versos son amores y no buenas razones. Aunque quizás sea eso la poesía. Dejar cada palabra y cada poema al latido de cada uno. Pero sea lo que fuere, brindo por los rapsodas del mundo. Y por club de los poetas muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s