¿Arte o provocación?

inodoroCreo que lo más parecido al arte contemporáneo que tengo en casa, es un cuadro un tanto modernista del castillo de Peñafiel que pintó y me regaló un profesor que tuve en el Instituto, y que he colocado sobre el inodoro de uno de los dos baños de que dispongo. Concretamente, justo detrás del botón de la cadena y apoyado a la pared en lugar de colgado. Una idea que ví y que me gustó por original en un apartamento en el que pasé unos días en Gijón hace tres años más o menos. Quedaba bien, o al menos a mi así me lo parecía, y además te evitas tener que llenar de agujeros la casa con el siempre engorroso y ruidoso taladro. La etapa Andy Warhol ya la pasé hace tiempo y ahora creo que me preocupa más tener la casa más o menos decente por si hay visita, sobre todo si es mi madre la que aparece, y con los mínimos trastos necesarios por ahí danzando para no agobiarte y que al menos te dejen espacio para ver un rato la tele o leer un libro sin que se te caiga algo encima de la cabeza. Todo esto viene a cuento porque estos días se celebra ARCO en Madrid, la feria de arte contemporáneo de España por antonomasia, que cumple este año 35 ediciones. Un certamen que siempre sorprende y nunca deja indiferente a nadie. Por ARCO se han visto desde cuadros en blanco y vasos de agua medio llenos, pasando por una escultura de Francisco Franco encerrado en una nevera de Coca-cola vestido de general, con gafas de sol y posicionado como un muerto en un féretro, hasta otra obra escultórica de la reina de Inglaterra Isabel II en la que aparecía con los pechos al aire y unas manos desconocidas, acariciándolos. En la edición de este año se puede ver una performance en la que aparece un hombre, que resulta que es el autor, un tal Emilio Rojas, de México, desnudo y enjaulado dentro de una pila de palés de madera, como las cajas en las que se lleva la fruta. Obras que, además, cuestan un ojo de la cara. ¿Arte, provocación o engaño? Para algunos, probablemente entendidos, con dinero o incluso esnobs, será lo primero, y, para el resto de los mortales, los que no tenemos mucha idea de este tipo de cosas, imaginación la justa, y menos aún dinero en el bolsillo, pues que quieren que les diga. Pero no estoy en contra de estas ferias, todo lo contrario. Es un sector potente en España, y además tenemos muy buenos creadores y galeristas comprometidos con la causa. Tenemos el problema del IVA cultural, lo que hace que los interesados en comprar algo de arte en nuestro país, generalmente extranjeros, se lo tengan que pensar muy mucho. Pero bueno, ya sea arte, provocación o engaño, el caso es que ARCO es marca España, y eso son palabras mayores. Y además da que hablar. Siempe he pensado que lo mejor que le puede pasar a uno es que hablen de él, aunque sea mal. Es buena señal. Ya lo dice el refrán: “ladran, luego cabalgamos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s