Mañana Dios dirá

Hoy me ha costado levantarme más de lo habitual y tengo la garganta un poco irritada. Bueno, mejor dicho, bastante irritada, y no estoy para cantar “La donna e mobile” precisamente. Como mucho podría recitar algún párrafo del guión de El Padrino. Llevo tiempo diciendo que voy a dejar de fumar cuando salgo por ahí a tomar unos vinos, pero cuesta. Dejar de fumar y de tomar vinos. El vino sana el vientre y lava el diente, por si alguien no lo sabía, Regenera la piel, rejuvenece, hace fluir la sangre y te hace decir chorradas de vez en cuando que alegran el momento. Pero creo, sinceramente, que los pitillos que me llevo al cuerpo cada “finde” no me hacen nada bien. Pero nada nada bien. Debería planteármelo seriamente. Y mientras me pongo al día por internet, me viene a la cabeza que estamos a 20 de febrero, y que han pasado dos meses desde que los españoles fuimos a votar, y que seguimos sin gobierno. Y lo que te rondaré morena. Se avecinan nuevas elecciones, según hemos sabido en boca de Rajoy, al que le han pillado esta semana quien sabe si en un exceso de relajación comentándoselo al premier británico, o quizás, en algo meditado e intencionado. O malintencionado. El caso es queda mucha tela que cortar y a fe lo digo, que aunque sea periodista y esté todo el día pendiente de este tinglao, no tengo ni pajorera de como puede acabar todo esto. Tengo una ligera idea y también un deseo, como cada españolito de a pie, pero si tuviera que apostar los pocos cuartos de que dispongo, a buen seguro lo haría en un casino o jugando a las siete y media. Tendría más posibilidades de acertar. Y mientras tanto leo que empiezan a salirle detractores a Rajoy en su propio partido, y de esta Comunidad encima, cuando hace no mucho le han mostrado su amor eterno. Y escucho también que la bandera de España sigue siendo un problema entre los españoles. Lo digo por lo de Alpedrete, donde retiraron la enseña nacional de la Plaza de la Constitución por mandato de su alcalde podemita, que gobierna con el apoyo de los socialistas, que ahora han tenido que volver a colocar porque los vecinos se han sublevado, que manda cojones. También percibo que la guerra civil virtual se recrudece en twitter, así que tal y como está el tema he decidido que como es sábado y hace bueno, pues eso, que me mejor me voy a vestir para salir a tomar unos vinos y fumarme unos pitos para olvidarme un poco de todo esta basura en la que nos hemos metido, no se si queriendo o sin querer, y de la que no se como vamos a salir. Y mañana Dios dirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s