Félix

 

Para los que somos y presumimos de Peñafiel ayer y hoy están siendo días complicados y tristes. Se nos ha ido Félix. Y sobran las palabras. Pero para los que no sean de este pueblo y lean estas líneas, les digo que se apellidaba De la Fuente Andrés, que era un hostelero muy querido en la peña más fiel de Castilla y de una familia que también se ha dedicado y se dedica a esta dura y muchas veces ingrata profesión. Que era del Atleti y también cofrade nazareno. Pero que, ante todo y sobre todo, era una gran persona. Entrañable. Todo corazón. Y según cuenta uno de sus hermanos en una pequeña y emotiva carta que le ha escrito y compartido en redes sociales, solamente malo para el. Félix viene del latín y significa “Aquel que se considera Feliz o afortunado”. Y yo creo que así ha sido su vida. Feliz y afortunada por haber podido trabajar en algo que le gustaba y que hacía con pasión y profesionalidad. Por haber estado al pie del cañón y luchando hasta el final en su establecimiento, con honradez y sin descanso, haciendo sentirse bien a los clientes. Feliz y afortunado, también, por haber formado una familia que a buen seguro a partir de ahora hará lo posible para que su espíritu y presencia pervivan entre nosotros. Y creo, también, que nos ha dejado considerándose feliz y afortunado, porque desde allí arriba habrá podido comprobar las muestras de cariño de la gran mayoría de sus paisanos, y porque se ha marchado de este mundo con su Atleti del alma siendo otra vez un equipo grande y ganador.

Félix siempre será la persona que el día que me casé, nos tiró arroz para desearnos suerte mientras tomábamos con la familia y algunos amigos un aperitivo en su bar. El que cuando le pedías un cubata te dejaba la botella de alcohol al lado para que te echaras lo que quisieras, como gesto de confianza y amistad. El primer hombre que yo recuerde, salvo mi padre, que me dio dos besos en Nochevieja para desearme feliz año. El que cuando llegabas a su establecimiento siempre a última hora y hambriento, ya sea por la mañana en el vermú o por la noche, nunca te dejaba sin que te llevaras algo a la boca. Del que me di cuenta un día que tenía piernas porque siempre le veía en la barra de cintura para arriba. El que, una vez, al salir fuera del mostrador para recoger la vajilla acumulada, se puso al lado mío -yo estaba situado en una esquina del bar junto a mi novia en aquél entonces-, para depositar los vasos y platos recogidos mientras me pisaba y empujaba para que le dejara espacio cuando estaba el bar vacío. Un cachondo el tío. También era el que nos empapó de champán cuando España ganó el Mundial de fútbol, el que nos ponía buena música en los ochenta y el guaperas con pelo largo que tenía a todas las chicas locas en aquella época. Y así seguiría hasta mañana. Ayer por la noche, como cada viernes, salí a tomar unos vinos. No era lo mismo, pero no se me ocurrió mejor forma de homenajearle. Brindamos por él. Y deseamos que siga siendo feliz y afortunado allí donde se encuentre. Te echaremos mucho de menos Félix. Descansa en paz.

Anuncios

4 comentarios en “Félix

  1. Lo has clavao Rodri.
    Quien me dirá:
    Somos los mods
    Somos los mods
    Somos los montañeros y me ponía la birra.
    Que aprecio mutuo tenía con el.Me a tocado la patata este “cabron” del gran Felix

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s